lunes, 25 de julio de 2011

Medidas Preventivas en la construcción

Protección de la cabeza
Los cascos de seguridad resguardan la cabeza en forma efectiva contra riesgos como ser golpes contra objetos y caída de objetos, por ello que hay que usar casco constantemente en las obras, con especial control en las áreas donde se está realizando trabajo en un nivel superior.
Además dichas zonas deben señalizarse con carteles indicativos que establezcan la obligación de su uso, de modo de alertar del riesgo a todo el personal de obra y visitantes.
Deben usarse cascos de seguridad aprobados según normas IRAM 3620. Tienen que estar provistos de barbijo, (tipo mentonera) que sirve para sujetar el casco cuando sea necesario.

Protección de los pies
Las lesiones de los pies se pueden dividir en dos grupos: las causadas por la penetración de objetos como ser clavos en la planta del pie, y las debidas a aplastamiento del pie por materiales que caen. Las consecuencias de este tipo de lesiones pueden minimizarse usando calzado de seguridad.
La clase de calzado de seguridad que debe usarse dependerá del trabajo (por ejemplo, la presencia de agua subterránea en la obra), pero especialmente tener en cuenta que todo  calzado protector debe tener suela impenetrable y capellada con una puntera de acero.
Existe una gran variedad de calzado de seguridad, hay diseños para distintas necesidades, por ejemplo: Zapatos de cuero bajos y livianos; botines y borceguíes de seguridad para trabajo pesado; botas de seguridad, como protección contra las sustancias corrosivas, productos químicos y el agua.
El uso de calzado de seguridad debe ser obligatorio para todas las personas que estén en  una obra, aun para los visitantes ocasionales.

Protección de las manos y la piel
En los trabajos en las obras en construcción, las manos son muy propensas a sufrir lesiones accidentales, en esta actividad, las manos y muñecas sufren más lastimaduras que ninguna otra parte del cuerpo.
Datos obtenidos del informe sobre el sector de la construcción según zona del cuerpo afectada publicado por la SRT año 2007, el 28,4 % del total de los accidentes lesionan a los miembros superiores.
Las manos al accidentarse sufren heridas abiertas, raspaduras, fracturas, luxaciones, esguinces, amputaciones, quemaduras, etc. que en su mayoría se pueden evitar con el uso de equipo protector adecuado como guantes o manoplas.
El cemento es uno de los principales agresores de la piel, también se usan en las otras  sustancias como el alquitrán y la brea, que pueden causar cáncer de piel por exposición prolongada. También se usan diluyentes de pintura, ácidos para la limpieza de mampostería y resinas epoxy entre otras. Además de guantes, se recomienda el uso de cremas protectoras, camisas de manga larga, pantalones largos y calzado de seguridad.

Protección de la vista
Los fragmentos volantes, las esquirlas, el polvo o la radiación son causa de muchas lesiones en la vista cuando se realizan tareas, como ser, picado, corte, perforación durante el uso de herramientas de mano o automáticas, en la preparación de superficies o bien el pulido de superficies con maquinas a motor. Algunos trabajos entrañan también el riesgo de derrame o salpicadura de líquidos calientes o corrosivos.
Algunos de estos riesgos se pueden eliminar por medio de resguardos en las máquinas, extractores de aire y un mejor diseño. En muchos casos, como por ejemplo en el corte con sierra circular o el y uso de amoladoras, la protección personal (uso de anteojos de seguridad y/o protector facial), es comúnmente la  solución mas práctica.
A veces los obreros conocen los riesgos y sus consecuencias en caso de accidentes en los ojos, pero no utilizan protección, argumentando que el equipo les dificulta la visión, es incómodo o no está a mano cuando lo necesitan. Un alto porcentaje de lesiones en vista puede prevenirse usando equipo protector facial u ocular.

Protección respiratoria
Hay muchos trabajos en la construcción que generan polvos, emanaciones o gases, como ser: La manipulación de agregados para mezclas, manejo y picado de piedra; el arenado; el desmantelamiento de edificios que tienen aislación de asbesto; el corte y soldadura de materiales; el trabajo de pintura con pulverizador: los trabajos con cargas explosivas.
El servicio de seguridad e higiene en el trabajo debe dar información sobre las distintas clases de respiradores y filtros existentes ya que hay distintos tipos, las máscaras más sencillas son filtros descartables y en general sólo sirven como protección contra partículas molestas.
Es muy importante que el servicio de higiene y seguridad realice la elección de la máscara adecuada cuando se sospeche la presencia de sustancias tóxicas en el aire. El tipo de protección dependerá del riesgo y de las condiciones de trabajo, y los trabajadores deben recibir capacitación acerca de su uso, limpieza y mantenimiento.
Si la máscara respiradora no es del tipo apropiado o no ajusta bien, no cumple su función y constituye un verdadero riesgo, los filtros y receptáculos tienen una vida útil limitada. Seguir las instrucciones y no usar el respirador más allá del tiempo indicado.

Arnés de seguridad para trabajos en altura o lugares con riesgo de caída
Muchos accidentes en la construcción se deben a caídas de altura. Al realizar trabajos desde un andamio, o desde una plataforma móvil de acceso, el uso de arnés de seguridad es un medio para prevenir lesiones graves o mortales.
Existen diversas clases de cinturones y arneses de seguridad. El Servicio de higiene y seguridad debe brindar información sobre los distintos tipos y dar instrucciones sobre su uso y mantenimiento.
El arnés de seguridad y su cable o línea de vida deben cumplir los siguientes requisitos: limitar la caída por medio de un dispositivo de inercia; ser resistentes para sostener el peso del obrero; estar amarrados a una estructura sólida en un punto de anclaje firme ubicado por encima del lugar donde se trabaja.
Es muy importante para prevenir accidentes de caída en trabajos con riesgo de desnivel, entrenar y capacitar al personal para a usar el arnés de seguridad.